Viernes, Octubre 09, 2020
Economía

Gobierno acordó con el FMI un "intercambio de divisas" para financiar el "gasto público" por un monto de hasta $us 330 millones

TIERRA NOTICIAS. En las reuniones que sostuvo el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Branko Marinkovic, con miembros del Fondo Monetaria Internacional (FMI), durante una visita a Washington (EEUU), se acordó "un intercambio de divisas" por hasta 330 millones de dólares en favor del país, cuya transferencia no necesita el aval de la Asamblea Legislativa.

"En las gestiones que se hizo en Estados Unidos con el FMI, hemos llegado a un acuerdo para que esto no sea un préstamo, (...) es un intercambio de divisas que no necesita pasar por el Congreso (el Legislativo). Hemos llegado a un bueno cuerdo, eso será en 320 millones o 330 millones de dólares que ayudarán para estos temas", indicó la autoridad.

Explicó que esos recursos serán destinados para el pago de salarios, atender las demandas del sector salud, otorgar bonos y para paliar los efectos que ocasionan los incendios en el chaco boliviano y en la Amazonía.

Ya en junio, la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados rechazó un proyecto de crédito del FMI por 327,2 millones de dólares porque -en su criterio- el Gobierno no complementó la documentación en el cual debería de justificar las condiciones del préstamo de dicho organismo internacional.

De acuerdo a informes oficiales del Banco Central de Bolivia, los recursos de ese crédito gestionado ante el FMI ya fueron depositados en las cuentas fiscales.

En ese marco, Marinkovic lamentó que los legisladores del Movimiento Al Socialismo (MAS), que controlan el Legislativo, hasta la fecha no liberen los créditos externos del Banco Mundial, por 254,3 millones de dólares, y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por 450 millones de dólares.

El 18 de agosto, la Cámara de Diputados aprobó esos dos proyectos de ley de los créditos, los cuales pasaron a la Cámara Alta, pero hasta ahora no se aprobaron.

En ese entonces, el Gobierno afirmó que esos recursos tienen como destino el pago de bonos sociales, la Renta Dignidad y una parte de la subvención de las tarifas de electricidad.