Martes, Junio 11, 2019
Política

Alcalde Revilla devela contrato que hace sospechar de "un sabotaje" de la Alcaldía de Achocalla al relleno de Alpacoma

TIERRA NOTICIAS. El Alcalde Luis Revilla presentó un contrato de la Alcaldía de Achocalla con un empresa privada, que hace sospechar de que detrás del deslizamiento del relleno de Alpacoma, ocurrido el 15 de enero, exista un sabotaje de autoridades del municipio de Achocalla debido a que ocho meses antes del siniestro, el alcalde del Movimiento al Socialismo (MAS), Dámaso Ninaja y representantes de la empresa IGBlue firmaron un contrato para la instalación de una planta de residuos sólidos.

“Tenemos la seria sospecha de que detrás de este deslizamiento no solamente pudieron haber habido errores, negligencias, fallas, sino un sabotaje a la ciudad, un sabotaje destinado a cerrar el relleno sanitario y a llevarse la basura de La Paz a otro lugar”, aseveró Revilla en conferencia de prensa.

El Alcalde reveló que recientemente le llegó la documentación del ‘extraño’ contrato suscrito el 17 de mayo de 2018 entre el alcalde de Achocalla, Dámaso Ninaja, y el representante legal de la empresa, José Luis Oroza Fagalde. Es decir, ocho meses antes del deslizamiento de Alpacoma.

El documento se denomina “Contrato de alianza estratégica de inversión conjunta entre Gobierno Autónomo Municipal Ecológico Productivo de Achocalla y empresa IGblue E.R.L.” y tiene como antecedentes “instalar una planta de tratamiento de residuos en la comunidad de Ayma, Distrito 6 de Achocalla”, explicó el Alcalde.

Manifestó que lo llamativo del contrato es que Ninaja “se compromete a depositar la totalidad de residuos del departamento de La Paz en esa planta, es decir, el Alcalde se arroga la representación del Gobernador y de los 89 municipios del departamento y compromete depositar la basura en esta planta a construirse”, denunció la autoridad.

Además, de manera específica y según el contrato, Ninaja habría comprometido que la planta de tratamiento de residuos cuenta con el propósito de atender a cinco municipios: Achocalla, Viacha, La Paz, El Alto y Mecapaca.

El Alcalde de Achocalla en mayo de 2018 dispuso de los residuos de la basura de La Paz para la instalación de una planta en el territorio de Achocalla, no solamente dispuso, sino que nos obligó”, enfatizó la denuncia la autoridad edil.

La cláusula séptima de dicho documento refiere que “La EMPRESA no realizará ningún cobro a los Municipios por la recepción y posterior tratamiento de sus residuos sólidos urbanos producidos, empero los municipios cuentan con la obligación de entregar los residuos en la planta de tratamiento”.

Según la documentación a la que accedió la Municipalidad, dicha planta debería procesar 1.200 toneladas de residuos diarios, siendo que Achocalla solamente genera 10 toneladas. La Paz genera más de 600 toneladas, El Alto 600 toneladas y Viacha 38 toneladas.

“Con la basura de Achocalla, que son apenas 10 toneladas, no iba a funcionar una planta de tratamiento de residuos”, refirió la autoridad.

En el contrato también se establece que dicha empresa debe iniciar la construcción de un camino de Achocalla hacia la nueva planta y el Alcalde, mostró en conferencia de prensa que se ejecuta dicha vía desde 2018 y tiene un letrero que hace referencia a la participación de la empresa IGBlue.

En criterio de la autoridad edil, existieron personas que sorprendieron la buena fe del gobierno nacional, porque habría reportes de prensa de reuniones entre personeros de IGBlue y algunos ministros, y de la opinión pública.

“Este alcalde (Ninaja) ha sorprendido la buena fe del presidente del Estado (Evo Morales) la de generar un conflicto y luego hacerle testigo de la firma de un acuerdo al presidente”, indicó Revilla haciendo referencia al epilogo del bloqueo efectuado por comunarios y autoridades de la Alcaldía de Achocalla al relleno de Alpacoma.

En este contexto, el Alcalde Revilla enviará una nota al Ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Héctor Arce, poniendo en conocimiento de la denuncia, “para que inicie una investigación de esta relación extraña y oscura entre el municipio de Achocalla y una empresa privada contratada para construir una planta de tratamiento”.

 
Política