Jueves, Enero 07, 2021
Política

Cláusulas de confidencialidad y Decreto sellan falta de transparencia en la compra de 5,2 millones de vacunas Sputnik V

TIERRA NOTICIAS. Un Decreto Supremo emitido justo un día antes de la suscripción del contrato por el gobierno de Luis Arce Catacora con el gobierno ruso, sella un manto de falta de transparencia en la compra de 5,2 millones de vacuras rusas Sputnik V. 

Esta semana, el vocero presidencial, Jorge Richter, se negó en un radio local, a dar todos los detalles del contrato de compra directa de esa gran cantidad de vacunas al régimen ruso.

"Bolivia ha firmado, como se dijo el día de la presentación, un contrato con el fondo de inversión rusa, ese contrato tiene unas clausulas de confidencialidad, dentro de esas cláusulas de confidencialidad se encuentran cuestiones económicas, en encuentran también aspectos comerciales", aseveró el Vocero Presidencial.

"Ellos protegen, como laboratorios privados que son, ellos protegen también su competencia comercial respecto de las otras vacunas. Son referencias a las capacidades logísticas, a los tiempos de entrega etc, esos contratos que incorporan estas clausulas de confidencialidad comprometen la fe del Estado, porsupuesto no podemos señalar el precio de la vacuna de manera abierta y oficial" aseguró Richter a radio Fides, el martes.

Pese al secretismo con el que se maneja la compra de las vacunas rusas, hoy Richter ha señalado que "No hay absolutamente nada que ocultar. Eso no camina en lo que es la filosofía del Gobierno en la lucha contra el Covis-19".

Explicó que la adquisición de vacunas contra el Covid-19 tiene un carácter confidencial por requerimiento del proveedor, aunque eso impide la fiscalización de la Contraloría General del Estado a toda compra de bienes, servicios o insumos médicos en el contexto de la pandemia, según el Decreto Supremo 4432, se señala en una nota publicada hoy por la estatal ABI.

El Portavoz Presidencial dice que la compra de la vacuna rusa Sputnik V cumple con los estándares de transparencia internacional y dijo que Bolivia pagó menos de 10 dólares por dosis. "Ni nos han rebajado por ser Bolivia, ni nos han castigado por ser un país en vías de desarrollo. Hemos pagado un precio internacional como pagan los otros países y dentro de los márgenes que estipula la información oficial del portal web de este laboratorio (Gamaleya)", dijo Richter.

En la víspera Richter había manifestado que el Gobierno evalúa posibilidades para levantar la reserva al presupuesto designado por Bolivia en la adquisición de 5,2 millones de dosis de la vacuna Sputnik-V. Dijo que todo depende de un acuerdo con Rusia.

Explicó que el centro Gamaleya, creadora de la vacuna, puso como condición para la distribución de las dosis la inclusión de confidencialidad en los contratos y que el Estado lo reconoció mediante el Decreto Supremo 4432 que autoriza a las entidades competentes la contratación directa de vacunas, pruebas diagnósticas, medicamentos, dispositivos médicos, insumos, reactivos, equipamiento médico, así como otros bienes, obras y servicios para la contención, diagnóstico y atención de la COVID-19.

"Estamos viendo, con la contraparte a la que le hemos comprado las vacunas, qué posibilidades podemos encontrar para que nos permitan levantar esa cláusula de confidencialidad. No tenemos ningún inconveniente en que si logramos tener este acuerdo comunicar aquellos datos que se mantienen en reserva", indicó el Vocero Presidencial.

El martes 29 de diciembre Luis Arce y su gabinete aprueban el decreto 4432. El miércoles 30 de diciembre, el Mandatario y el ministro de Salud y Deportes, Edgar Pozo Valdivia, fueron parte de la suscripción del contrato de suministro que se realizó entre la Central de Abastecimiento y Suministros en Salud (CEASS) y el director Ejecutivo del Fondo Ruso de Inversión Directa, Kiril Dmitriev.

GPA/ja

Política