TIERRA INTERACTIVA
¿Cuál es la solución a la crisis en Venezuela?
81.4%
7.4%
7.0%
4.2%
Total votos: 215
Viernes, Octubre 18, 2019
Sociedad

Chile: protestas callejeras en Santiago por incremento de tarifas en el metro

TIERRA NOTICIAS. A inicios de octubre, se anunció el alza del pasaje en el metro de Santiago. Las autoridades del Gobierno de Chile señalaron que esta medida se tomó en base a las normas vigentes y siguiendo los consejos de un grupo de técnicos especializados, quienes definieron el valor final del aumento: 30 pesos chilenos (1,19 dólares aproximadamente).

Como respuesta, cientos de jóvenes promovieron una ‘evasión masiva’ del pago de la tarifa del transporte público en distintas partes de la capital chilena. De esta forma, los estudiantes saltaron las vallas del metro en señal de rechazo hacia esta modificación. Como respuesta, el Gobierno reforzó la cantidad de policías en las estaciones, lo cual provocó que este viernes 18 de octubre se desatara una intensa jornada de protestas en Chile.

El primer llamado a la ‘evasión’ lo hizo un grupo de estudiantes del Instituto Nacional de Santiago, una institución pública ubicada a pocos metros de una de las estaciones principales del metro de la ciudad. Con el paso de los días, más colegios y universidades se sumaron a la protesta.

Los trabajadores del metro de Santiago apoyaron la medida tomada por los jóvenes. “Los más pobres terminan pagando gran parte de su ingreso en un servicio cuando, en realidad, nosotros entendemos que un transporte de calidad con una tarifa justa es un derecho'', declaró Eric Campos, presidente del sindicato.

Tras cinco días de protestas, los destrozos provocados por los enfrentamientos entre policías y estudiantes, están valorados en un estimado de 700 000 dólares. Mientras tanto, toda la red de metro de Santiago ha cerrado sus estaciones hasta el domingo 20 de octubre como mínimo.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha anunciado que el Gobierno analizar aplicar la ley de seguridad del Estado, que otorga facultades especiales al Ejecutivo. “Una cosa es manifestarse y otra cosa es el vandalismo que hemos observado [...] El metro es vital para todos los habitantes de la Región Metropolitana. Este afán de todo esto no es protesta, es delincuencia”, declaró.

En respaldo a lo señalado por Sebastián Piñera, la ministra de Transporte de Chile, Gloria Hutt, indicó que el aumento del pasaje del metro es una ''decisión establecida''. Además, advirtió que mientras haya violencia, la policía continuará actuando.

Las llamadas a las protestas se vienen realizando a través de redes sociales y con el hashtag #EvasiónMasivaTodoElDia, en donde se indica hora, día y estación de concentración. Estas protestas tienen como antecedente las que ocurrieron en 2011, cuando los estudiantes también se manifestaron en contra de los ajustes económicos del momento.

Desde que empezó a funcionar el sistema integrado de transporte en Santiago, el cual unía el metro y los buses, el precio del pasaje aumentó hasta en 22 oportunidades. Esta vez, el Gobierno de Chile argumenta que la medida se toma para hacer frente al alza en el precio del dólar y el petróleo.

Los estudiantes continúan manifestándose y publicando sus acciones a través de redes sociales. Además, reclaman un aumento del sueldo mínimo que se mantiene actualmente en 420 dólares. El reciente aumento en la tarifa del metro significaría un gasto de casi 50 dolares mensuales en rutas de ida y vuelta en el metro.

“Voy a seguir evadiendo, voy a seguir con las manifestaciones porque tienen que llegar a algo”, declaró una joven detenida tras pasar una valla del metro sin pagar. Las protestas se han intensificado entre el último jueves y este viernes 18 de octubre. Además, a las ‘evasiones masivas’ se han sumado ‘cacerolazos’ en diferentes puntos de Santiago.

El Gobierno chileno mantiene contingentes policiales en varias estaciones del metro y aún no se ha llegado a un acuerdo. Por su parte, el sindicato de trabajadores del metro publicó un comunicado que señala: “Visualizamos las evasiones masivas como un efecto social producto de las continuas alzas en la tarifa, alzas que son definidas por un ‘panel de expertos’ que oculta la responsabilidad política del gobierno en la gestión del transporte público como un derecho de la sociedad”.